Marca Sonora

La marca sonora es un signo distintivo que se percibe a través del oído. Siempre que podamos representarla de forma clara, duradera y distinguible podremos protegerla por medio de la Propiedad Industrial.

Cada vez son más las compañías que recurren a este tipo de signos distintivos, debido al creciente consumo de elementos multimedia (películas, series, vídeos en plataformas digitales, podcasts…). Por tanto, no existe impedimento a proteger la imagen corporativa por medio de un estímulo auditivo.

¿Qué son las marcas sonoras?

El problema de las marcas sonoras es que no siempre ha sido posible representarlas. Por ejemplo, las piezas musicales pueden recogerse en una partitura, pero sus ejecuciones nunca serán idénticas. Más problema presentan signos distintivos como el sonido de un animal, una pieza percutiva o un sonido ambiental.

Pero gracias a la captación de fonogramas, el sonido puede emplearse como signo distintivo. Para ello basta con que permita identificar y diferenciar nuestros productos y servicios en el mercado.

Además, conviene realizar el correspondiente registro, lo que aporta la máxima seguridad jurídica. Por ejemplo, para registrar una marca en Bolivia habría que tramitar su solicitud al SENAPI.

Aunque estas tareas pueden no ser sencillas, siempre se pueden delegar en un especialista en Propiedad Intelectual. Sus servicios nos ahorrarán tiempo y evitarán riesgos, por lo que conviene contar con la asesoría de un abogado experimentado en la materia.

¿Por qué se utilizan las marcas sonoras?

Aportar distintividad a un producto o servicio es esencial para maximizar nuestra competitividad. Se trata de uno de los pilares para destacar en el mercado.

Además, los sonidos poseen cualidades propias que complementan la información visual, propia de las marcas tradicionales. Por ejemplo, no necesitamos que la fuente esté en nuestro campo de visión para poder percibirla.

Esto también permite la consolidación de una imagen de marca por canales alternativos, como la radio. Y no debemos olvidar que permite el acceso a la marca a personas invidentes o con dificultades visuales.

En definitiva, identificar nuestros productos y servicios mediante un sonido es muy ventajoso. Especialmente en un momento histórico en que el consumo de contenidos sonoros y audiovisuales crece exponencialmente.

Por eso son cada vez más las firmas que utilizan marcas sonoras. Y por eso es cada vez más frecuente que haya que solicitar el registro de estos signos distintivos.

Ejemplos de marcas sonoras

Probablemente si hablemos del rugido de un león te venga a la mente la Metro Goldwyn Mayer. Igualmente, es posible que reconozcas el sonido de WhatsApp si hablamos de un silbido en una notificación de aplicaciones de mensajería.

En este vídeo puedes encontrar un gran número de ejemplos de marcas auditivas, y probablemente reconozcas la mayoría de productos o servicios que hay detrás de cada una de ellas sin necesidad de ver su logotipo:

He aquí el poder de evocación de las marcas sonoras, y la razón por la que cada vez son más utilizadas.

Te puede interesar…

Compartir:

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Más Artículos

Contáctenos