Cómo destacar en el mercado: la protección de tu imagen comercial

Destacar en el mercado es el objetivo de cualquier empresa o emprendimiento. Y para ello es más importante que nunca la protección de tu imagen comercial. Cuidar y nutrir una marca es fundamental para el prestigio y la continuidad del proyecto. Además, aporta un importante valor añadido, representando en la actualidad el mayor peso del capital dentro de las grandes compañías.

Hoy nos separamos un poco de nuestra línea editorial habitual para dar algunos consejos a los emprendedores y empresas que quieran cuidar sus activos intangibles. En lugar de explicar conceptos jurídico-técnicos vamos a estudiar las ventajas competitivas que aportan los signos distintivos.

Sin embargo, incluimos enlaces a nuestros artículos de corte más jurídico por si necesitas ampliar información sobre la protección de tu imagen comercial.

Empezando por el principio: ¿qué es la marca?

La marca es el elemento o conjunto de elementos que permite identificar bienes y servicios en el mercado y diferenciarlos de los de los competidores. Técnicamente deberíamos hablar de Signos Distintivos, dado que es un concepto más amplio.

Una marca puede utilizarse sin registrar. Sin embargo, el registro de marcas nos aportará una serie de derechos de exclusividad y agregará un elevado valor añadido al proyecto.

Cada uno de los Signos Distintivos tiene un régimen de protección propio. Por ejemplo, no es necesario que nuestro nombre comercial sea el mismo que nuestra marca. Y podemos proteger algunos signos y no otros.

Por ejemplo, Apple Inc. (nombre comercial) tiene diferentes marcas registradas, entre las que encontramos el famoso logo de la manzana mordida.

¿Por qué es importante la protección de tu imagen comercial?

La protección de tu imagen comercial te permite evitar que otras personas la utilicen o simulen. De modo que al registrar una marca estás levantando una barrera contra los competidores desleales.

Al establecer un uso exclusivo de la marca podrás destacar en el mercado. Los consumidores te conocerán a ti, a tus productos y a tus servicios. Así tendrán la posibilidad de elegirte con preferencia a otros competidores que desconozcan. Por tanto, la marca representa un valor añadido, especialmente si se cuida su reputación.

En definitiva, la marca no solo sirve para destacar en el mercado, sino que también:

  • Atesora, poco a poco, todo el valor que le vayas aportando.
  • Te permite licenciarla. Es decir, conceder a otras personas el derecho a utilizarla a cambio de una contraprestación económica.
  • Y todo el valor que hayas aportado mediante tu operativa y la de terceros tendrá un retorno. Particularmente:
    • Afectando a las decisiones de compra de tus clientes potenciales.
    • Atrayendo talento.
    • Valorándose en caso de cotizar o vender tu empresa.
    • Y sirviendo como garantía cuando necesites buscar inversores.

Consejos para la protección de tu imagen comercial

A la hora de proteger la imagen comercial de nuestro proyecto debemos tener en cuenta las fronteras. Existen formas de protección nacional, regional e internacional.

El alcance de la protección va a depender del lugar donde realicemos el registro. Y cada registro tiene unas normas propias, que permitirán o no inscribir nuestros signos.

Pese a ello, el proceso de registro suele ser común:

  1. Se envía la solicitud al registro de marcas. Previamente habría que realizar una tarea de due diligence para saber que cumple los requisitos de registrabilidad.
  2. Se examinan los aspectos formales de marca, se buscan conflictos con otros signos protegidos y se examina que la solicitud respete la normativa aplicable.
    1. En este sentido, la marca debe ser capaz de identificar los productos o servicios que vaya a proteger y de representarse gráficamente.
    2. Además, no podemos registrar signos ya protegidos, inmorales o que conduzcan a engaño o confusión.
  3. A continuación se publica la solicitud para que otras personas puedan oponerse a su registro. Por ejemplo, si perjudica a sus derechos o los de los consumidores.
  4. Por último se resuelve la solicitud, aceptando o denegando el registro.

Para facilitar el éxito de esta operación es recomendable contar con un abogado especialista en Propiedad Industrial.

El tipo de marcas a proteger es muy variado. Por ejemplo, existen las marcas:

  • Tradicionales.
  • Tridimensionales.
  • Olfativas.
  • Sonoras.
  • Holográficas.

Pero la innovación en el sector va abriendo nuevas posibilidades, como los registros de sabores o texturas.

¿Cómo destacar en el mercado?

Habitualmente solo disponemos de un instante para llegar al consumidor. Y las marcas nos permiten explotar al máximo esta oportunidad.

  • Una marca tiene la capacidad de inspirar o informar. Contiene cierto valor promocional, que puede complementarse con segundos sentidos o evocaciones emocionales.
  • Además, la marca vehicula nuestras acciones promocionales y la calidad de nuestros servicios. Si hemos satisfecho a un consumidor o ha oído hablar de nosotros tendremos más posibilidades de que nos elijan frente a nuestros competidores.

De modo que la marca es el instrumento perfecto para destacar en el mercado. Encarna nuestra operativa y nuestros valores corporativos y los resume y presenta en un único estímulo.

Al final se trata de psicología. Las personas necesitamos estructurar el mundo de forma sencilla y práctica. Y aunque no dispongamos del tiempo para exponer nuestro Código Ético o explicar las ventajas de nuestro producto a un cliente potencial, sí podemos evocarle emociones y recuerdos mediante un signo distintivo.

Consejos para destacar en el mercado

Ciertamente este es un artículo atípico, en el que explicamos las ventajas prácticas de la protección de tu imagen comercial más que sus detalles técnicos. Pero no podemos explicarte cómo vender más que la competencia, ofrecer mejores servicios o incrementar tu margen de beneficios. Somos especialistas en Propiedad Intelectual y nuestros consejos prácticos se desarrollan en este marco.

Por eso, lo que sí podemos aconsejarte es que dediques tiempo y recursos al desarrollo de tu marca. Busca un diseño con el que te puedas identificar y que exprese la esencia de tu proyecto. Y luego cuídala y nútrela para agregarle valor añadido.

Los consumidores suelen elegir un producto antes por su marca que por su calidad o configuración. Incluso están dispuestos a pagar decenas de veces más por un producto de una marca reconocida que por un análogo de “marca blanca”. Por ejemplo, esto se ve perfectamente en las industrias farmacéutica, electrónica o textil.

Si necesitas a un especialista en protección de la imagen comercial te invitamos a contactar con nosotros. Estudiaremos tu caso para brindarte la mayor seguridad jurídica y ayudarte a desarrollar tu marca y sacarle el máximo partido.

Compartir:

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Más Artículos

Contáctenos