¿Qué es la Propiedad Intelectual? Rápida pero completa explicación

Hoy vamos a explicar, de una forma rápida pero fácilmente comprensible, qué es la Propiedad Intelectual. De este modo sabrás por qué es importante proteger los activos intangibles y qué tipo de figura protege cada creación.

Aunque sea difícil explicar qué es la Propiedad Intelectual en un espacio tan reducido, estamos convencidos de que terminarás aprendiendo detalles muy interesantes. Y probablemente te des cuenta de por qué decidimos especializarnos en este campo tan apasionante.

¿Qué es la Propiedad Intelectual?

La Propiedad Intelectual es la rama del Derecho que se ocupa de proteger y gestionar los activos intangibles. Pero, ¿qué son los activos intangibles?

Cuando hablamos de activos intangibles nos referimos a cualquier creación o invención humana. Cualquier idea. Desde aquellas que se pueden aplicar a la industria para hacerla más eficiente hasta la canción que cantamos a nuestros hijos al llevarlos a dormir.

Por eso, la Propiedad Intelectual y los activos intangibles son consustanciales al ser humano. Abarcan nuestra cultura, nuestras canciones, nuestros cuentos y películas e incluso la gastronomía o la forma de vestir. Crear es una actividad connatural a las personas, y toda creación, todo producto de la imaginación, cabe en el concepto de la propiedad intelectual.

Nótese que no hemos hablado de activos necesariamente industriales o comerciales. Por supuesto, también son activos intangibles todas esas ideas que nos permiten vivir de una forma más eficiente. Producir con menos esfuerzo. Reducir el impacto de nuestra industria en el medio ambiente. Todas las ideas geniales que ha producido la humanidad se pueden categorizar como activos intangibles.

En resumen, la Propiedad Intelectual se encarga de proteger todas las creaciones, ideas e invenciones que nos hacen humanos y nos conducen al desarrollo, aunque no tengan entidad física.

¿Sabías que se puede proteger la Propiedad Intelectual?

La actividad creativa consume mucho tiempo y recursos. Las personas inventivas necesitan estudiar, recibir estímulos, trabajar con toda la información que van asimilando… Por supuesto, el talento ayuda. Pero la creatividad puede verse lastrada por la falta de recursos.

Precisamente por eso aparece el concepto jurídico de la Propiedad Intelectual (P.I.). La P.I. nos permite materializar nuestras ideas, creaciones e invenciones, al menos en un sentido jurídico. Aunque no podamos tocar una innovación, el mundo del Derecho le da tanta entidad como a cualquier bien material.

La protección de ideas nos permite gestionar la forma en que se pueden utilizar en el mundo. Por ejemplo, si creamos una obra de teatro podemos protegerla para que quien la ejecute nos pague parte de lo que gane. ¡Win-win! Incluso podríamos protegerla para que nadie pudiera interpretarla. Al menos no sin nuestro consentimiento.

Quedémonos con dos ideas. Es muy importante saber que la P.I.:

  • Se puede proteger. Porque hay quien tiene una idea maravillosa (por ejemplo, al crear una marca memorable para su pequeña empresa de cerveza artesanal) pero desconoce que puede defenderla mediante la P.I. En consecuencia, otras personas menos imaginativas podrían lucrarse con su idea a su costa.
  • Pero no en todos los casos. Y es importante saber cuándo puedo registrar o patentar una idea, porque de este modo puedo desarrollar un plan de negocio y explotarla en el mercado o cederla o venderla a terceros para que la aprovechen en el tráfico comercial.

En definitiva, la Propiedad Intelectual es un derecho. Es el derecho del inventor o creador a participar en las ganancias que ha aportado a la sociedad con su idea y, en algunos casos, a decidir cómo se utiliza la misma.

¿Cómo se protege la Propiedad Intelectual?

Existen diferentes figuras de protección para cada activo intangible. A lo largo de los próximos meses queremos ir explicando cada una de ellas, para que sepas cómo defender tus ideas. ¡Así que mantente alerta!

Pero no queremos perder la ocasión de ofrecerte un breve esquema, que te mostrará a grandes rasgos cómo salvaguardar tus creaciones.

¿Cuál es la naturaleza de tu creación?

Los dos grandes grupos dentro de la Propiedad Intelectual son la Propiedad Industrial y los Derechos de Autor. También existen otras figuras, como las obtenciones vegetales y por el conocimiento colectivo, pero por su naturaleza las trataremos en otros artículos.

Partimos, por tanto, de dos grupos:

  • Propiedad Industrial. Engloba todas aquellas invenciones que, directa o indirectamente, están orientadas al comercio.
  • Derechos de Autor. Engloba todas aquellas creaciones surgidas de nuestra imaginación, pero que no necesariamente se destinarán al mercado.

La Propiedad Industrial

Cuando hablamos de Propiedad Industrial la gente suele pensar en maquinaria. Y esta es una intuición muy válida, aunque incompleta. La Propiedad Industrial cubre todas aquellas ideas que aportan una ventaja comercial. Se trata de contribuciones que resuelven problemas, necesidades o retos técnicos.

Tal vez hayamos diseñado una recolectora de gran capacidad, una nueva funda para el teléfono móvil o simplemente un logotipo llamativo. La Propiedad Industrial cubre toda esta variedad de creaciones, separándose en:

  • Signos distintivos. Son los que permiten identificar un producto o servicio en el mercado. Por ejemplo, las marcas. Cada vez son más importantes, porque aportan un valor diferenciador, reflejan el prestigio del titular y contribuyen a la defensa del consumidor.
  • Invenciones. Son aportaciones novedosas, que dependiendo de su alcance se pueden proteger mediante patentes (para invenciones completas) o modelos de utilidad (cuando son adiciones que aportan mejoras técnicas).

En general, cuando patentamos una invención lo hacemos para obtener un derecho de exclusiva sobre la misma. Luego podemos ceder o vender este derecho, participando de las ganancias que nuestra idea ha aportado a la sociedad.

Los Derechos de Autor

Si la Propiedad Industrial estaba relacionada principalmente con el comercio, los Derechos de Autor lo están con la cultura. Los Derechos de Autor sirven para proteger obras literarias, musicales, pictóricas… Pero, aunque resulte sorprendente, también protegen los programas informáticos.

Básicamente protegen creaciones del intelecto o la imaginación humana, con el único requisito de que sean originales.

Los Derechos de Autor realmente son un conjunto de derechos, que incluyen:

  • Derechos morales. Son los que permiten gestionar la distribución de la obra y su relación con el creador: si está firmada o es anónima, si se va a presentar al público o no se puede distribuir…
  • Derechos patrimoniales. Son derechos de contenido económico. Porque, como sabes, las obras culturales son una importante fuente de riqueza para sus creadores.
    No solo hablamos de la mera reproducción o interpretación de la obra, sino también de la explotación de productos asociados, como el merchandising.

¿Cómo gestionar mi Propiedad Intelectual?

Esperamos haber podido explicar qué es la Propiedad Intelectual, transmitir su importancia y advertir de la multiplicidad de instituciones que integran este campo jurídico. Aunque la presentación haya sido breve, ahora conoces muchos de los elementos que entran en juego en la P.I.

Pero puede que te hayan entrado dudas acerca de por qué tantas categorías o si una idea determinada entra en una de ellas y no en la otra. Puede que te preguntes si es lo mismo patentar una idea que registrarla o a qué institución debes acudir para defender tus creaciones. Y esto es normal.

La Propiedad Intelectual es un campo muy rico, materialmente tan amplio como la imaginación y jurídicamente más extenso de lo que podemos abarcar aquí. Económicamente es uno de los principales motores del desarrollo y culturalmente forma parte de la naturaleza humana.

Por eso debemos recordar lo conveniente que resulta consultar a un especialista cuando queremos proteger unos activos que, como vemos, no son tan “intangibles”. El hecho de que no podamos tocarlos no significa que no existan, y mucho menos que no sean valiosos. Así que si te preguntas cómo gestionarlos no tienes más que contactar con nosotros.

Como especialistas en Propiedad Intelectual en Bolivia hemos protegido cientos de ideas y creaciones aquí, en la Comunidad Andina y en el mundo entero. Puedes realizar tus consultas a través de nuestra sección de contacto.

Compartir:

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Más Artículos

Contáctenos